5.5.10

...

Caer.

Llegar a tocar fondo.

Apreciar todo lo que te rodea. Abarcarlo con tus brazos.
Aveces te encuentras solo, dentro de una inmensidad que recae sobre tus hombros. Siente su peso. Siéntelo y saboréalo.

Las lágrimas sin destino no valen nada.
Recorren el contorno de tus ojos sin nada que ofrecer. Están vacías. Piensas que vale la pena, pero no es así. Tus lágrimas te pertenecen. Y como tal, cuídalas. No dejes que se precipiten a no sé sabe donde por algo que ha sido sobrevalorado para convertirse en la mayor de las cargas que pueda existir en este mundo, un mundo donde se derraman más que unas lágrimas por una miseria.

si eres capaz de hacer llorar piénsalo bien, crees que merece la pena?

He matado a esas lágrimas sin rumbo fijo.
Me las he arrancado, desde su raíz hasta su corazón.
Nada que perder

Y si te da por buscarlas... yo que tu ni lo intentaba.
Murieron antes de nacer.


Yo sonrío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada